Vivir la vida al estilo Gump

El sábado pasado me sucedió algo curioso… fue como una revelación de un hecho simple. Como decimos coloquialmente: “Descubrí el agua tibia”. Me di cuenta cómo me gustaría vivir mi vida al estilo “Gump” (ojo que escribí Gump, no Trump).

En la noche, después de un día difícil y ajetreado, mi pareja me dijo que jamás había visto la película “Forrest Gump”.  Me hizo gracia que nunca la hubiera visto, considero que es una gran película sin duda alguna, aunque algo vieja, pues fue estrenada en 1994, hace veintitrés años… toda una vida!

Forrest Gump es una novela escrita por Winston Groom,  que es un escritor e historiador estadounidense, nacido en Washington DC y criado en Alabama (igual que el personaje), que se hizo famoso por la adaptación cinematográfica de esta obra, misma que fue publicada en 1986 por la editorial Doubleday.

El personaje principal es absolutamente encantador, a pesar de que tiene un bajo coeficiente intelectual, y problemas en su espalda y piernas, pues su simpleza e inocencia, nos resultan muy refrescantes.

Debido a sus problemas de salud, su madre lo lleva al doctor para que puedan “enderezarle la espalda” y ayudarlo a caminar.  Ella es capaz de hacer lo que sea por su hijo, pero le enseña la importancia de valerse por sí mismo, de no sentirse menos, y de no permitirle a los demás que le pongan etiquetas, o al menos, de no creérselas.

Cuando la gente le pregunta a Forrest: eres tonto? El siempre responde: tonto es el que hace tonterías.  Bajo este concepto, muchos de nosotros sí que seríamos tontos en muchas ocasiones, haciendo o pensando tonterías que no nos permiten crecer como seres humanos.

Tengo que confesar que ver esa película de nuevo fue de lo más curioso, porque resultó ser la misma que he visto al rededor de cinco veces antes de esa ocasión, pero con una mirada totalmente nueva. Percibí detalles que no había visto antes.

Lo que vi esta vez, es que el Señor Gump,  tenía todas las de perder desde que nació: problemas de salud, falta de inteligencia, sin más familia que su madre, víctima del bullying más atroz, etcétera.   Sin embargo, él no ve esos límites, ni siquiera los percibe, es como si no existieran para él.  Tanto así, que el protagonista vive su vida como le place, y llega a estudiar en una escuela “normal”, se gradúa gracias a una beca deportiva, se convierte en un excelente soldado, e inclusive en un héroe de guerra, en un mago del ping pong, en un capitán de un barco camaronero, en un millonario, se casa con la mujer de sus sueños, y tiene un hijo maravilloso.

Si el protagonista se hubiera atrincherado en sus debilidades, no hubiera habido historia.

El tipo jamás se puso límites de ninguna clase, hizo lo que quizo cuando quizo hacerlo, por ejemplo, después de que su amada Jenny se va y deja la casa, después de haber vivido con él por algún tiempo, Forrest simplemente se levanta de su asiento y echa a correr, y no para hasta al rededor de tres años y medio después, y cuando le preguntan si abandera alguna causa por la que está corriendo, él simplemente dice: “porque tenía ganas de correr”.

Estoy consciente de que la vida no es tan simple como la hacemos ver en las películas, pero también quisiera conservar la esperanza, un tanto soñadora, de que podría tratar de vivirla un poco como Gump, haciendo lo que queremos, con la convicción de que es eso lo que decidimos hacer, sea lo que sea, y por las razones que hayamos querido plantearnos. No es culpa de mis hijos, ni de mis padres, la decisión de estar donde estoy en este momento, la tomé yo, y aunque la vida me ha puesto en circunstancias que deliberadamente no elegí en ciertas ocasiones -pues me ha traído a ellas como a la pluma que flota en el viento en la película- sí elegí la actitud con la que enfrentaré esas circunstancias.

¿Se imaginan lo que sería vivir sin vergüenzas, miedos, y sin pensamientos limitantes? Debe ser absolutamente fabuloso, y aunque aún no sé cómo vivirla de una forma tan libre y tan plena, me gustaría tomar de esta obra y de este personaje tan especial, la inspiración necesaria para  vivir mi vida al “estilo Gump”: un poco tonta, un poco inocente, apasionada y profunda.

La imagen puede contener: 1 persona, sentado, calzado y texto

Autor: literariacr

Soy abogada y escritora costarricense, lectora voraz y amante de la literatura. Fascinada con los lectores más jóvenes (de edad y de alma) a quienes dedico mis libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s